Estos son los 5 protagonistas de la tragedia más sonada de los submarinistas en el siglo XXI

Estos son los 5 protagonistas de la tragedia más sonada de los submarinistas en el siglo XXI

(CNN Español) — Con la confirmación de la «pérdida catastrófica» del submarino Titán, otros trágicos hechos ocurridos en las profundidades de los océanos volvieron a ser tema de conversación. Cada uno de ellos capturó la atención del público debido a una mezcla de fascinación por el mundo bajo el mar, terror ante la posibilidad de una caída a bordo de esas embarcaciones sumergidas y las dramáticas operaciones de rescate.

El cine y la literatura también echaron de la mano de este mecenas: del escritor Julio Verne y su «Veinte mil leguas de viaje submarino» a bordo del Nautilus, Hasta el director Alemán Wolfgang Petersen, quien en la década de 1980 lanzó un mensaje antibelicista en su película «Das Boot», sobre lo que sucedió dentro de un submarino durante la Segunda Guerra Mundial entre un grupo de soldados que llevaban una misión.

"Pulpo"una ilustración de "Veinte leguas de viaje submarino"de 1870, del escritor Julio Verne (1828-1905), Francia.

«Pulpo», ilustración de «Veinte mil leguas de viaje submarino», de 1870, del escritor Julio Verne (1828-1905), Francia.

Estas son 5 de las tragedias que envolvieron a los submarinistas en el mundo que va desde el siglo XXI y que mantuvieron vivo al mundo.

El submarino Titán

Este jueves, cuando la Guardia Costera de EE.UU. Confirmado haber recibido los restos del submarino Titán, las autoridades comenzaron a trabajar en la reconstrucción de lo que pudo haber ocurrido desde finales del domingo, cuando se sumergió en el mar por última vez.

El Titán, operado por OceanGate Expeditions, perdió contacto con su anfitrión aproximadamente 1 hora y 45 minutos después de bucear para explorar los restos del Titanic, viaje que la empresa ofreció por precios que comienzan en US$250.000, muestra una versión archivada de la página web de la empresa. .

A bordo estaban el CEO y fundador de OceanGate, Stockton Rush, el empresario británico Hamish Harding, el multimillonario británico nacido en Pakistán Shahzada Dawood y su hombre Suleman Dawood, y el submarinista francés Paul-Henri Nargeolet.

El sumergible inició su viaje con un estimado de 96 horas de soporte vital, cuando marcó una frenética búsqueda contrarreloj por parte de autoridades canadienses y estatales, que comenzó el mismo domingo. La joven, finalmente, la Guardia Costera de Estados Unidos anunció la «pérdida catastrófica» del Titán. Ese es un día, la compañía OceanGate, que operaba el submarino, dijo que creó que las personas en el Titán «lamentablemente» perdieron la vida.

El submarino KRI Nanggala-402

El 25 de abril de 2021 fueron encontrados en el fondo del mar los restos de un submarino de la Armada de Indonesia que había desaparecido, con la confirmación de la muerte de sus 53 tripulantes.

Los fragmentos del submarino KRI Nanggala-402 fueron hallados flotando a uno 3,2 kilómetros de la última ubicación conocida del submarino, en el extremo de Bali. Buque de Guerra Rigel de Indonesia salió del área con un sonar, que utiliza ondas sonoras para localizar objetos, y un magnetómetro. El buque de Singapur MV Swift Rescue envió un vehículo operado por control remoto (ROV) para obtener imágenes visuales submarinas más claras.

El submarino fue encontrado a una profundidad de 850 metros y partido en tres partes, informó el jefe de Estado Mayor de la Armada de Indonesia, Yudo Margono.

El ARA San Juan

El 15 de noviembre de 2017 el regatista argentino ARA San Juan, con 44 tripulantes a bordo, hizo su último contacto. El submarino está para reportarse dos veces al día, pero en su último contacto informa que sufrió una caída en las baterías, aunque tuvo que pararlo.

El submarino ARA San Juan el 2 de junio de 2014 en Buenos Aires, Argentina.  (Crédito: Ricardo Ceppi/Gettyimages)

El submarino ARA San Juan el 2 de junio de 2014 en Buenos Aires, Argentina. (Crédito: Ricardo Ceppi/Gettyimages)

Desde ese día hasta el 2 de abril del próximo año, 4.000 personas de 18 países en 28 hoyos y 9 aviones participaron en el esfuerzo por encontrar el barco, pero esta ayuda internacional se pagó hasta que se retiró el último hoyo de Argentina. Los familiares de la tripulación protagonizaron una ardua lucha para que la búsqueda continuara y el submarino no quedó en el olvido en las profundidades del mar, aunque con escaso éxito.

Apenas un día después del último contacto del ARA San Juan, la Armada Argentina informó que había detectado llamadas satelitales del submarino que no se conectarían con varias bases de la Armada. Según el Ministerio de Defensa, estas llamadas indican que la tripulación se ocupaba del restablecimiento de contacto.

Un día después de que cumpliera un año desde la desaparición del submarino, la Armada Argentina confirmó que impactó contra el buque en el fondo del mar, a 900 metros sobre la superficie. Hasta el hallazgo, salieron a la luz diversas irregularidades, como la mala calidad con la que había sido reparado el submarino en 2011.

El USS Greeneville

El submarino nuclear USS Greeneville se estrelló contra el buque japonés Ehime Maru el 9 de febrero de 2011, a 16 kilómetros sobre Diamond Head, cerca de Honolulu. Estaba haciendo una manobra de salida en la superficie de emergencia cuando chocaste con el barco. Nueve personas, incluidos cuatro estudiantes secundarios japoneses que iban a bordo del barco, murieron.

El abordaje japonés de 55 metros y 500 toneladas transportó a estudiantes de secundaria en un viaje de investigación. Fueron rescatados 26 de los ocupantes en balsas salvavidas poco después de la colisión mientras los cuatro estudiantes, junto con tres maestros y dos tripulantes, fallecieron.

Dale Long, Representante de Greenville, Tennessee, expresó sus condolencias a las familias de las víctimas de Ehime Maru el 6 de marzo de 2011 en una ceremonia en Honolulu, Hawái. Nueve (Crédito: DAMIAN DOVARGANES/AFP vía Getty Images)

El incidente tensó las relaciones entre Estados Unidos y Japón, y la Marina abrió una audiencia en el Tribunal de Instrucción sobre los tres oficiales de Greeneville.

El submarino ruso Kursk

La explosión de un misil embarcado fue la responsable del hundimiento del submarino de propulsión nuclear Kursk, el 12 de agosto de 2000, en aguas del Mar de Barents, tras la posterior investigación oficial. El naufragio ocurrió durante un ejercicio naval dentro del Círculo Polar Ártico.

La operación de rescate rusa se detuvo durante los días siguientes, pero no se pudo establecer comunicación por radio con el barco izquierdo y mucho menos disparar para rescatar a la tripulación que pudo haber sobrevivido a la explosión. Ayuda Internacional solo fue aceptada por su presidente Vladimir Putin durante cinco días después del Naufragio. Sin embargo, las fugas de los rescatistas se vieron obstaculizadas por las aguas heladas, el clima atormentador y la falta de visibilidad bajo el agua.

Durante una semana, el mundo albergaba la esperanza de que algunos de los 118 tripulantes pudieran haber sobrevivido tras la Explosión, debido a que esta podría haber afectado solo a algunos de los compartimentos de la nave. Esa esperanza finalmente se disuelve.

El submarino nuclear ruso, Kursk, en el año 1995. El Kursk naufragó por la explosión de un misil durante un ejercicio naval en el mar de Barents el 12 de agosto del año 2000. Los 118 tripulantes muertos (Crédito: Antoine GYORI/Sygma vía Imágenes falsas)

La estratagema del desastre por parte de las autoridades rusas fue recibida con desconfianza y hostilidad por parte del público en general, y las familias de las víctimas entendieron la investigación oficial como un encobrimiento, según Britannica.

En 2001, un equipo neerlandés extrajo los restos del Kursk del mar.

Con información de Eric Levenson, Priscilla Alvarez, Gabe Cohen, Nouran Salahieh, Ignacio Grimaldi, Iván Pérez Sarmenti, Craig Francis y Masrur Jamaluddin, todos de CNN.

Entradas relacionadas